viernes, 4 de febrero de 2011

Una megaciudad china en manos españolas

A que os suenan estos megaproyectos? Marina D´Or versión oriental? . Según expansión, la empresa española Dataga acaba de iniciar la construcción de un macrodesarrollo residencial en la provincia china de Hebeli, situada entre Beijing y Tanjin. En 2.600 hectáreas, esta promotora, en joint venture con tres socios locales, promoverá cuatro proyectos.
 La iniciativa supera con creces a los grandes desarrollos inmobiliarios, planeados durante los años del boom, en el extranjero (sobre todo, en Sudamérica): casi 100.000 unidades residenciales, un centro comercial con 500.000 metros cuadrados y una zona financiera, con 25 edificios de oficinas. “No es un desarrollo inmobiliario al uso. Es un proyecto integral; el primero de los cuatro gemelos de Europe Royale en China, donde está aprobada la construcción de 75.000 apartamentos y 20.000 villas, además de siete millones de metros cuadrados de oficinas”, explica David Taboada, presidente de Dataga.
El primero de estos proyectos cuenta con la intervención de una empresa de participación estatal, China Railway Construction Investment. Para el proyecto de Beijing, los socios de la firma Europe Royale aportarán 10.000 millones de euros, de los que 1.900 millones se destinarán a la primera fase. “El complejo lo realiza un hólding español, utilizando vehículos de inversión chinos e internacionales, donde Dataga posee el 60% de las acciones y el resto se reparte entre empresas públicas y privadas de nacionalidad china”, explica.
El proyecto
El anuncio de la construcción se realizó el año pasado y, a finales de diciembre, comenzaron las primeras edificaciones. “El complejo entero está previsto que se construya en un periodo de diez años, en fases de 24 meses cada una; los primeros inmuebles se entregarán en 2012 , ya que actualmente existen edificaciones en curso”, señala el presidente. Los precios de las villas, que tendrán una superficie de 400 a 1.200 metros cuadrados, superarán los 6.000 euros el metro cuadrado. “Se dirigen a la sociedad china con alto poder adquisitivo, pero también a su entorno geográfico, como Japón, Corea, Hong Kong y Singapur”, subrayan.
Además de la zona residencial, Europe Royal construirá una ciudad financiera, con 25 edificios de oficinas, que contarán con 7 millones de metros cuadrados.
En Europe Royale, tendrán un espacio relevante las universidades internacionales y escuelas deportivas. Así, la Real Federación Española de Fútbol ha iniciado las obras para crear allí un centro de alto rendimiento para la práctica del deporte rey. En total, se estima que la primera fase del proyecto, que se inicia este año y acabará en 2013, facture 5.000 millones de euros.
Este proyecto es una de las primeras muestras que da el sector inmobiliario español por asentarse en China, a diferencias de otras empresas españolas, como Telefónica, Alsa o Grupo Villar Mir, instaladas desde hace años. La ley de urbanización, que otorga la propiedad de la tierra al Estado, le resta interés a los inversores inmobiliarios extranjeros. Sin embargo, Taboada ya se había fijado en este país: “Antes de la crisis, dirigimos la mirada a China, donde, después de cinco años de trabajo, hemos creado una red de oficinas y empresas, chinas, mixtas e internacionales”.
Un empresario con miras kilométricas
El macroproyecto en China de la empresa de origen madrileño Dataga tiene la firma del empresario David Taboada. Un emprendedor del negocio inmobiliario cuya actividad se remonta a 1993, años antes del gran boom del ladrillo, que le llevó a contar con delegaciones en Madrid, Almería y Murcia. Lejos de los focos (apenas hay referencias públicas de su trayectoria), creció al albor de los grandes desarrollos, sobre todo, en la costa.
Así, en 2007, acumulaba una cartera de 30 millones de m2 para la construcción de 25.000 viviendas en España. Fue entonces cuando decidió iniciar su expansión internacional, comprando grandes parcelas en Polonia, Rumanía, México y Brasil. La crisis financiera impactó de lleno en estos proyectos y la mayoría se encuentran ahora a la espera de su reactivación. Sin embargo, la entrada en China un año antes (2006), de la mano de socios locales, parece haberle dado la fórmula del éxito lejos de España.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada